Inicio / Salud / Siete causas de dolor en el talón

Siete causas de dolor en el talón

Una de las primeras causa del dolor del talón es debido al exceso de peso, espolón en el calcáneo, un golpe, hasta enfermedades inflamatorias más graves.

Si el dolor persiste durante más de 1 semana se debe acudir al traumatólogo para que la causa sea identificada y se inicie el tratamiento.

A continuación te presentaremos las siete causas del dolor en el talón que de seguro desconocías.

1. Alteraciones biomecánicas

Los cambios en la forma del pie o en la forma de caminar, que ya provienen desde el nacimiento con la persona, o son adquiridos a lo largo de la vida como por ejemplo pie plano, además del genu varo o el genu valgo del retropié son importantes causas de dolor en el talón. Esto sucede debido a modificaciones que provocan un mal apoyo del pie en el suelo, y los cuales pueden acabar sobrecargando alguna articulación o hueso que no deberían.

Qué hacer: En algunos casos, pueden ser indicados ejercicios de corrección postural, uso de órtesis y plantillas o, incluso, cirugía, sin embargo, es necesario el seguimiento del traumatólogo y del fisioterapeuta, para que evalúen las alteraciones y planifiquen el mejor tratamiento.

Se debe recordar que las mujeres que usan tacones a menudo provocan una especie de “deformidad” momentánea en la biomecánica de los pies, lo que puede comprometer el tendón y el músculo de la pantorrilla, lo que también es una causa de dolor en el talón.

2. Fascitis plantar

La fascitis plantar es la inflamación del tejido que cubre toda la planta del pie, generalmente causada por traumas repetitivos o lesiones en la fascia plantar, que es una banda fibrosa y firme que sostiene y mantiene el arco plantar de pie, lo que lleva a una inflamación en la zona.

Algunas de sus principales causas incluyen: tener un espolón en el talón, quedarse de pie por largos períodos, exceso de peso, tener pies planos y exceso de actividad física. Esta inflamación suele causar dolor por debajo del calcáneo, que empeora por la mañana al iniciar la marcha, mejora después de los primeros pasos y, además, puede causar hinchazón local y dificultad para caminar o usar zapatos.

Qué hacer: el estiramiento de la pantorrilla y de la planta del pie, ejercicios de fortalecimiento, masaje con fricción profunda, infiltración con corticosteroides, uso de plantillas, radiofrecuencia en el lugar del dolor, férula para dormir son formas de tratamiento que pueden ser indicadas. Algunos ejercicios incluyen ir arrugando una toalla extendida en el suelo con los dedos de los pies y agarrar una metra o canica con los dedos del pie.

3. Espolón del calcáneo

Es una pequeña proyección fibrosa que se forma en el hueso del talón como resultado de la presión y sobrecarga intensa sobre la planta del pie durante largos períodos de tiempo, por lo que es más común en personas mayores de 40 años, personas con sobrepeso, el uso de calzados poco apropiados, deformidades en los pies o practicantes de running, por ejemplo.

Quien sufre de espolón puede presentar dolor al levantarse o al pisar, siendo común por la mañana. Además de esto, es muy común que el espolón esté asociado a la formación de la fascitis plantar, ya que la inflamación puede extenderse hacia estructuras cercanas.

Qué hacer: el tratamiento del espolón suele ser hecho cuando hay inflamación local, principalmente cuando ocurre en conjunto con la fascitis plantar, siendo recomendado el uso de hielo, reposo y el uso de antiinflamatorios, orientados por el médico.

4. Bursitis del talón

La bursa es una pequeña bolsa que sirve de amortiguador que se sitúa entre el hueso del talón y el tendón de Aquiles, cuando se inflama hay dolor en la parte posterior del talón, que empeora al mover el pie. Esta inflamación generalmente surge en personas que practican ejercicios o son atletas después de un esguince o contusión pero también puede ocurrir debido a la deformidad de Haglund que ocurre cuando existe una prominencia ósea en la parte superior del calcáneo causando dolor en el talón pero en la parte posterior del talón, cerca del tendón de Aquiles.

Qué hacer: puede ser necesario tomar antiinflamatorios, usar compresas de hielo, disminuir los entrenamientos, uso de aparatos de fisioterapia, estiramientos y ejercicios.

5. Enfermedad de Sever

La enfermedad de Sever es el dolor en la región de la placa de crecimiento del hueso calcáneo que afecta a niños que practican ejercicios de impacto como carrera, salto, gimnasia artística y bailarines que bailan con muchos saltos en la punta de los pies.

Qué hacer: se debe reducir la intensidad de los entrenamientos y los saltos para evitar que se agrave, además es posible colocar algunos cubos de hielo enrollados en una servilleta durante 20 minutos y usar una plantilla para el talón para apoyar el talón dentro de los zapatos y no andar descalzo. Siempre comenzar el entrenamiento con 10 minutos de caminata.

6. Golpe

Un traumatismo en el talón, causado por un golpe, un salto durante una carrera o debido al desgaste del calzado, puede causar dolor en la región, que puede durar varios días, ya que pueden ocurrir lesiones en la piel, músculos y huesos.

Qué hacer: se recomienda mantener reposo por un período, lo que varía de acuerdo con la intensidad de la lesión, pero que puede ser entre 2 días a 1 semana. Si el dolor persiste, es necesaria una evaluación del traumatólogo para observar si hay lesiones más graves, y si hay necesidad de la utilización de antiinflamatorios o inmovilización del la región.

Una buena sugerencia para recuperarse más rápido es colocar compresas de agua fría, para disminuir la inflamación y la hinchazón, además de elegir el uso de un calzado cómodo.

7. Gota

La gota, o artritis gotosa, es una enfermedad inflamatoria causada por el exceso de ácido úrico en la sangre, que puede acumularse en la articulación y causar inflamación y dolor intenso. Aunque es más común en el dedo gordo del pie, la gota también puede surgir en el talón, ya que los pies son los principales lugares para la acumulación de ácido úrico.

Qué hacer: el tratamiento para las crisis de gota es orientado por el médico, y se base en medicamentos antiinflamatorios como Ibuprofeno o Naproxeno, por ejemplo. A continuación, es necesario el seguimiento con un reumatólogo, que también puede prescribir medicamentos para controlar los niveles de ácido úrico en la sangre para evitar nuevas crisis y prevenir complicaciones.

1 Shares