Inicio / Remedios caseros / Remedios caseros para la amigdalitis

Remedios caseros para la amigdalitis

Las amígdalas son una especie de barrera como defensa de los gérmenes que pueden ingresar a nuestra boca por el aire o los alimentos.

Según estudios las amígdalas se produce cuando las amígdalas bucales se inflaman, ya sea por causas virales o bacterianas

Sin embargo cuando se infectan aumentan su tamaño y hasta se observan puntos de pus. Es cuando se diagnostica amigdalitis.

Pero basta de preocupaciones a continuación te compartiremos algunos remedios caseros que te ayudaran a tratar esta enfermedad.

Remedios caseros para la amigdalitis

  • Haz gárgaras con zumo de limón y una cucharada de miel, cinco veces por día. Lava tus dientes al terminar para evitar el efecto corrosivo que tiene el limón en las dentinas.
  • Realiza un emplasto de hojas de salvia hirviendo (o lo más caliente posible). Aplica en la garganta y envuelve con un pañuelo o paño para que el calor se mantenga. Cuando se enfría, sustituir por otro. Se pueden hacer, mientras tanto, gárgaras de infusión de salvia tibia.
  • Mezcla una cucharada de miel, una de vinagre de manzana y una taza de agua tibia. Bebe pequeños sorbos lentamente sin dejar que se enfríe.
  • Realiza una infusión de tomillo. Añade el zumo de medio limón y una cucharada grande de miel y bebe.
  • Mezcla el zumo de un limón con una cucharada de bicarbonato de sodio. Realiza gárgaras tres o cuatro veces al día. Limpiarás las placas que están “molestando” a tus amígdalas.
  • Come un par de dientes de ajo  o rodajas de cebolla crudos cada día.
  • Coloca en fuego lento algunos higos secos y dos cucharadas de miel. Añade agua y bebe una cucharada de este jarabe tres veces cada día.
  • Mezcla leche tibia o caliente con arcilla hasta que se forme una pasta blanda. Colocar como cataplasma con una tela gruesa alrededor del cuello.
  • Hierve tres cucharadas de romero con una taza de vino blanco y una cucharada de miel. Realiza gárgaras tres veces por día.
0 Shares