Inicio / Remedios caseros / Cinco bebidas nocturnas para limpiar tu hígado y quemar grasas

Cinco bebidas nocturnas para limpiar tu hígado y quemar grasas

Basta de perder mas tiempo y dinero en otros tipos de métodos para limpiar el hígado, Hoy te ayudaremos a preparar unas bebidas nocturnas que te ayudara a limpiar tu hígado y quemar grasa mientras duermes.

Según estudios cuando al hígado se le proporciona nutrientes de infusiones antes de ir a dormir, promueve las condiciones necesarias para hacer una limpieza completa y adecuada, lo cual hará que el metabolismo sea mucho más saludable, reduzca la cantidad de toxinas en el cuerpo y aumente la quema de grasa.

1. Infusión de manzanilla:

Mejor conocido como té de camomila, es una infusión excelente de beber por las noches pues resulta suave de digerir y asiste en la limpieza del hígado por los antioxidantes que posee. Por otro lado, también cuenta con propiedades sedantes que controlan el sistema nervioso, mejorando la calidad de sueño y alivia el estrés.

Además de las propiedades antioxidantes y sedantes, tiene antiinflamatorias que resultan perfectas para aliviar tan tensión de los músculos y tejidos inflamados.

Para su realización debes contar con: 1 cucharada de flores de manzanilla y 8 onzas de agua.

  1. Pon a hervir el vaso de agua y cuando hierva, retíralo del fuego y añade las flores de manzanilla.
  2. Déjalo reposar por 10 minutos y luego bébelo.
  3. Repítelo todas las noches por dos semanas, por lo menos.

2. Agua de limón caliente:

El limón es una bebida famosa por consumirse al comienzo del día pero también es sumamente eficiente si la bebes por la noche y es que para nadie es un secreto que el limón cuenta con propiedades diuréticas y de limpieza que asisten la función hepática para mejorar las funciones del mismo.

Asegúrate de tener a la mano: 1 limón y 6 onzas de agua

Preparación:

  1. Calienta el agua y cuando esté lista, agrega el zumo de limón.
  2. Tómalo media hora antes de irte a dormir por tres semanas seguidas, al menos.

3. Té de jengibre y limón:

Ambas hacen una combinación perfecta para promover la pérdida de peso y a su vez, mejora la salud. Tanto el jengibre como el limón son ricos en vitamina C y demás antioxidantes que previenen enfermedades con el fin de optimizar el metabolismo.

En el caso del jengibre, es un antiinflamatorio eficiente para tratar condiciones comunes como la celulitis y además tiene un efecto termogénico que incrementa el consumo de calorías y remueve sustancias de desecho. Y el limón por su lado, fortalece el sistema inmunológico porque actúa como limpiador que disminuye la hinchazón abdominal.

Debes tener: 1 rebanada de jengibre, ½ limón y 8 onzas de agua.

Preparación:

  1. Coloca a hervir la taza de agua y agrega la rodaja de jengibre con la mitad del zumo de limón.
  2. Déjalo reposar por 10-15 minutos, luego muévelo.
  3. Puedes beberlo al menos 3 veces a la semana.

4. Té de menta:

Es una bebida saludable que contiene propiedades que mejoran la digestión, sobre todo después de haber comido abundante, los aceites esenciales de mentol y mentona incrementan la capacidad del cuerpo para remover productos de desechos que permanecen en el hígado y el colon.

Para ello, debes tener: 2 cucharadas de hojas de menta (20 gramos) y 8 onzas de agua.

Preparación:

  1. Agrega las hojas de menta en el recipiente con agua y déjala hervir por 2 minutos.
  2. Cuélala y posteriormente sírvela para beberla, especialmente media hora antes de dormir.
  3. Tómala todas las noches por 3 semanas, al menos.

5. Agua de avena:

La avena es rica en fibra, vitaminas y minerales, los cuales son excelentes para mejorar la digestión al mismo tiempo que se limpia el hígado e intestino. De igual modo, produce un efecto relajante que incrementa la sensación de bienestar por las noches para promover un sueño reparador.

Ten a la mano, lo siguiente: 1 taza de avena orgánica integral, 6 tazas de agua purificada y 1 cucharadita de canela en polvo.

Preparación:

  1. Pon a remojar la avena durante 7 horas
  2. Una vez transcurrido el tiempo, cuélala y límpiala con agua pura para que elimine los anti nutrientes e inhibidores de enzimas que son liberados durante el remojo.
  3. Una vez esté limpia y escurrida, licúala con la canela y el agua.
  4. Ponla en una jarra (puedes colarla también) y sírvela con hielo al gusto.
25 Shares