Inicio / Ejercicios / Alivia el dolor de espalda con estos simples consejos prácticos

Alivia el dolor de espalda con estos simples consejos prácticos

Hoy día es común que veamos cada vez más personas sufriendo de insomnio, o dolores musculares que no saben cómo justificar. Es posible que estés sufriendo mucho estrés, esforzándote demasiado, o alimentándote de forma inadecuada.

La espalda suele ser una zona que es afectada por mucho estrés, y llega a ocasionar tales molestias que a muchas personas se les hace imposible conciliar el sueño. Existen diversas formas en las que puedes detener el dolor, como recurrir al uso de calmantes o masajes para aliviar.

En el caso de las pastillas no suelen ser seguras, y es posible que sea un poco costoso. Muchas veces no tenemos como pagar a un fisioterapeuta o masajista, y no contamos con el apoyo de alguien que puede hacer las veces de masajista y aliviar nuestras dolencias.

Si te sientes identificado con esto, hemos traído para ti algunas soluciones que puedes aplicar en caso de dolor agudo en la espalda, si te sientes muy incómodo y por más que te estas acostado descansando el dolor no cesa, puede que estos simples consejos te ayuden.

¡Alivia el dolor de espalda con estos simples consejos prácticos!

Practica un poco de yoga antes de acostarte, o sobre tu cama: el yoga es una disciplina que aporta diferentes posturas corporales con las que puedes movilizar algunos músculos que se encuentran bajo mucha tensión, y de esta forma relajarlos aliviando dolores.

Eleva las piernas apoyándolas contra la pared: esta postura te permitirá estirar los músculos de la espalda.

Ondulaciones para la columna: coloca una toalla bajo tu espalda y procede a hacer movimientos de un lado a otro con la cabeza y los pies. También puedes acostarte boca abajo, colocar los brazos relajados junto al cuerpo, los dedos de los pies apoyados en la cama con una almohada debajo de tu frente. Procede a movilizar ambos pies de un lado a otro e intenta imaginar cómo si una onda se estuviese transmitiendo a lo largo de tu cuerpo en relajación. Estos movimientos debes realizarlos durante un minuto y repetir las veces que quieres.

Posición de “Shavasana”: coloca el cuerpo relajado sobre el suelo, ahora respira, se consiente de como tu pecho sube y baja mientras lo haces. Despeja la mente y solo concéntrate en tu respiración.

5 Shares